LA ECONOMIA CRÍTICA Y NUESTRO MUNDO COTIDIANO (donde lo fantástico se transforma en realidad)

Ing. Diana Guillen

Hay lecturas que, de pronto, ordenan un mundo caleidoscópico y nos muestra que muchas acciones, que parecen desconectadas, no ocurren al azar. Esto ocurre recorriendo El Atlas de La Economía Critica1. Podemos leer en un extracto de su presentación:

  • “Donde interviene el FMI y sus economistas los resultados son:
    • Inflación galopante.
    • Saqueo de los activos públicos (privatizaciones).
    • Desempleo.
    • Pobreza.
    • Descenso de la esperanza de vida
  • ¿Cómo puede ser que la economía, una disciplina prestigiosa, tenga estos resultados? ¿cómo puede ser que luego, los economistas que intervienen, se liberen de sus responsabilidades?
  • Estos economistas son asesores o directivos en organismos como el FMI, el Banco Mundial o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Organizaciones que toman decisiones económicas, sociales y políticas en favor del capital y asfixian a los países que no siguen sus recetas.
  • A principios del 2.000 el caballo de batalla fue la titulizacion. Interesante su definición:
    • Titulización: técnica financiera que consiste en transformar cualquier tipo de préstamo (bancario, de consumo, inmobiliario, etc) en títulos negociables en los mercados financieros organizados o no oficiales. Su principal objetivo era permitir al prestamista la transferencia del préstamo inicial con riesgo de pago a compradores de nuevos títulos. (Cualquier coincidencia con la crisis subprime NO es mera circunstancia)2.
    • Crisis de las subprime: Las hipotecas subprime fueron créditos hipotecarios que los bancos estadounidenses comenzaron a otorgar, a partir del 2002, a hogares poco o nada solventes. La crisis estalló en 2007, cuando los hogares, imposibilitados de devolver el préstamo, vendieron de forma masiva sus casas, o las intentaron devolver a los prestamistas, haciendo que se hundiera el mercado inmobiliario (las casas valían menos que el préstamo otorgado). En 2008 la crisis inmobiliaria se transformó en crisis bancaria, porque los balances de las operaciones se vieron cargados por créditos tóxicos que se habían vendido en todo el mundo a través del sistema de titulación. La venta de paquetes cerrados de operaciones de riesgo, que incluían estos préstamos hipotecarios, hizo que muchos bancos ni siquiera supiesen qué estaban incluidos en esos paquetes. Lehman Brothers se declaró en bancarrota (muy oportuno3) y cundió el pánico. La crisis se trasformó en recesión y muchos Gobiernos decidieron salvar a los bancos y no a la gente.
    • ¿Consecuencias? Elevadas sumas de deuda pública, millones de desempleados. Sin embargo, los economistas liberales no realizaron su mea culpa ni cambiaron sus enfoques.
  • ¿Por qué no sufren consecuencias? Porque se encuentran enquistados en las esferas del poder, de forma tal que no tienen que explicar sus acciones. Acciones, que por otra parte, se repiten una y otra vez, indiferentes a los resultados para los pueblos. Siempre convenientes para el capital financiero concentrado.
  • La victoria ideológica es del neoliberalismo, que puso en el lugar del trono al mercado, y al individuo y sus decisiones por sobre la realidad de las sociedades.
  • Se desestimaron economistas como Keynes que planteaban que la solidaridad, la felicidad, la amistad son objetivos humanos igual de determinantes. En cambio se priorizo una visión utilitarista de la economía y el “mercado”, que se encargó de dirigirlo todo: la familia, la fecundidad, el matrimonio, la historia, las votaciones4……
  • Estos “expertos” impusieron la idea que las lecciones de la historia, la antropología, la sociología, y la política habían caducado y que la comunicación y el comercio iban a disolver las diferencias entre naciones creando un mercado mundial. Algunos economistas, de la mano de la creación de decenas de escuelas de economía, y del asesoramiento de los bancos al 1% de la población mundial, piensan que han llegado al nirvana buscado.
  • Para el resto de la Humanidad el panorama es desalentador. El propio FMI en un informe de 2016 reconoció que las medidas neoliberales habían aumentado las desigualdades y no el crecimiento”.

En pocas palabras y con una gran claridad se hace un recorrido general sobre los problemas de la economía para los países subdesarrollados, en vías de desarrollo o de menor desarrollo relativo (eufemísticamente hablando). Podemos recordar nuestro pasado y veremos que se ajusta perfectamente a esta descripción.

En el año 1975, la deuda externa argentina era del orden de cinco mil millones de dólares (mas o menos una cosecha de la República Argentina). Cuando revisamos el recorrido de la dictadura genocida, podemos hacer un paralelo entre la violencia política del Estado, secuestrando y asesinando militantes populares y la violencia económica, estatizando la deuda externa de las empresas privadas, afines al golpe de Estado. Llevando esos 5 mil millones de dólares a un rango de poco mas de 50 mil millones dólares.

Rápidamente aumentada a través de gobiernos democráticos que no supieron parar la bola de nieve y que desembocaron en un gobierno pseudoperonista en el 1 a 1 (1 peso, 1 dólar), el ajuste en toda la economía, la venta de los activos públicos mediante la privatización de todas las Empresas del Estado en licitaciones leoninas contra el estado, y que pusieron en cabeza de juzgados de Nueva York la interpretación de las diferencias, apertura unilateral del comercio internacional (compramos nuevamente espejitos 500 años después), liberalización de fronteras con el fin de generar un colchón de mano de obra de ciudadanos de países limítrofes, no sindicalizados, de forma tal de bajar los salarios, entre otras medidas.

Luego del proceso de desendeudamiento, encabezado y llevado a cabo por los Gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, la recuperación de algunas Empresas del Estado como YPF, YCF, Aerolíneas Argentinas, desaparición de las estafas montadas sobre las AFJP, volvimos a caer en las garras de un Gobierno neoliberal de CEOS quienes en solo cuatro años lograron endeudar a la Argentina en 144 mil millones de dólares. Provocaron recesión, tasas de interés bancario cercanas o superiores al 80%, decenas de pymes desaparecidas, miles de puestos de trabajo perdidos, inflación galopante, fuga de capitales financiada por los préstamos del FMI, la dolarización de los servicios públicos, además de los aumentos de los costos cotidianos de la población en general, la estafa armada en la extensión de las concesiones para los peajes de las rutas.

Cualquier coincidencia entre nuestros cíclicos problemas económicos de la mano del neoliberalismo y la descripción ut supra NO ES una mera coincidencia, es el PRODUCTO DE LAS RECETAS RECESIVAS DE LOS ECONOMISTAS ORTODOXOS combinada en nuestro caso con simples evasores que llenan sus arcas en países fiscales a costa de la miseria y el hambre de la población.

Nos corresponde a nosotros, el Gobierno del Frente de Todos volver a poner las cosas en su lugar, en el lugar del pueblo.

1 De la presentación del Atlas de la Economía Critica de Le monde Diplomatique. Serge Halimi. Capital Intelectual. 2018.

2 Opinión de la autora

3 Opinión de la autora

4 Resaltado de la autora

También puede gustarle...

3 Respuestas

  1. Efigenia Gauto dice:

    “Se desestimaron economistas como Keynes que planteaban que la solidaridad, la felicidad, la amistad son objetivos humanos igual de determinantes”, así de simple, para seguir concentrando el capital.

  2. José María Fumagalli dice:

    Muy bueno Diana!!! Clarísimo nuestro mandato, como decís: Nos corresponde a nosotros, el Gobierno del Frente de Todos volver a poner las cosas en su lugar, en el lugar del pueblo. Como Sísifo parece que estamos condenados a pagar las deudas que contrajeron y se afanaron otros. Tenemos que poner fin a ese círculo vicioso!!!

  3. SUCHO dice:

    En la Argentina, como en todos los países del mundo, en mayor o menor medida, la pandemia originada por el Covid-19 afectó la vida social, la salud, el trabajo y a la producción que debió readaptarse a nuevos protocolos que implicaron menos trabajadores empleados y menos horas de trabajo generadas y, con ello, menores remuneraciones pero, al mismo tiempo, en nuestro país se sigue manteniendo el modelo extractivista agropecuario exportador, dado hay que levantar el “muerto” que nos dejaron los neoliberales y ahora sobre todo apelamos a China, pero también muchos otros países con buen poder adquisitivo, que demandan alimentos para su población, básicamente porque tratan de importar e importan insumos para sustituir, de alguna manera, el hacinamiento en sus propias “fábricas de animales alimenticios”.

    En el Atlas de La Economía Critica, la lectura que debemos hacer es:
    1. ¿Para que interviene el FMI?
    2. La economía, una disciplina prestigiosa, tiene estos resultados, porque la política conduce la economía.
    3. Los economistas que intervienen, se liberan de sus responsabilidades, por son verdugos ejecutores del plan.
    4. El FMI, el Banco Mundial o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, son Instituciones que han sido captadas por los intereses de los poderosos para hacer lo que hacen.
    5. Los tecnócratas internacionales, les dan nombres rimbombantes a las distintas formas de someter y extorsionar a los pueblos y países con recursos naturales genuinos.
    6. ¿Consecuencias? Elevadas sumas de deuda pública, millones de desempleados. Sin embargo, los economistas liberales no fueron condenados por tales medidas semejantes a las de un genocidio global.

    La victoria ideológica no es victoria, mientras exista la lucha de los pueblos.

    La película puede comenzar luego del proceso de desendeudamiento, encabezado y llevado a cabo por los Gobiernos de Néstor Kirchner, pero también puede comenzar en 1945 y entonces se aclara la postura actual de nuestro Frente de Todxs.
    No es cualquier coincidencia entre nuestros cíclicos problemas económicos de la mano del neoliberalismo y la descripción que hace la Ingeniera Diana Guille, NO ES una mera coincidencia, es una CONSECUENCIA de las recetas recesivas de los economistas ortodoxos combinada en nuestro caso con simples vende-patrias cipayos que además son tan mercenarios que ni patria tienen ya que llevan dineros con toda la mugre de su origen, a los países “paraísos fiscales” y que esos Organismos Internacionales “PRESTIGIOSOS”, ni condenan, ni hacen nada para evitar que existan.
    Nos corresponde a nosotros, el Gobierno del Frente de Todxs realizar la tarea de volver a poner las cosas en su lugar, en el lugar del pueblo, y además soportar los embates más enfurecidos del poder hegemónico, que no mide ni contempla daños colaterales posibles, DESTRUYE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.